La construcción del muro pone en riesgo zonas arqueológicas

De acuerdo a un informe interno del Servicio de Parques Nacionales de EU, se encuentran en riesgo 22 sitios ubicados tan sólo en Arizona.

Washington. La maquinaria con la que se construye el muro fronterizo entre Estados Unidos y México podría dañar o destruir hasta 22 sitios arqueológicos del Monumento Nacional Organ Pipe Cactus de Arizona en los próximos meses, según un informe interno del Servicio de Parques Nacionales obtenido por The Washington Post.


El informe de 123 páginas, finalizado en julio y obtenido a través de la Ley de Libertad de Información, indica que el plan de la administración es llevar maquinaria a una zona en la que se encuentran restos de antiguos pueblos del desierto de Sonora, y ahí levantarán un muro de acero de 9 m de altura.


El presidente Trump intentará construir 800 kilómetros de muro antes de las elecciones presidenciales de noviembre del 2020.


El nuevo tramo de construcción inició el mes pasado en la reserva de biosfera, ubicada al suroeste de Phoenix con casi 330,000 acres de áreas silvestres.


Este tramo de construcción también atraviesa el Refugio Nacional de Vida Silvestre Cabeza Prieta.


Con un presidente que pide informes semanales sobre el avance de la construcción del muro y tuiteando imágenes tomadas por drones en la frontera, funcionarios de la administración comentan que se encuentran sometidos a una enorme presión para terminar una de las promesas de campaña más importantes de Trump.


El Departamento de Seguridad Nacional ha aprovechado una ley del 2005 para sortear varios requisitos federales que pudieran haber frenado el avance del muro en la zona de Arizona, incluidas la Ley de Preservación Histórica Nacional y la Ley de Especies en Peligro de Extinción.


Algunas zonas arqueológicas ubicadas a lo largo de la frontera ya han sufrido daños cometidos por coches todo de la Patrulla Fronteriza, que atraviesan el desierto en busca de migrantes y contrabandistas, según funcionarios federales y dos expertos que han realizado investigaciones en la región.


Los grupos ambientalistas han tratado de detener la construcción del muro en las áreas protegidas, pero no han tenido éxito. Argumentan que el muro podría bloquear los corredores de vida silvestre y amenazar la supervivencia de las especies en peligro.


Especies en peligro de extinción


Al día de hoy, se ha mencionado de manera discreta el daño potencial de los sitios arqueológicos, donde las piezas de piedra, los fragmentos de cerámica y otros objetos precolombinos corren peligro.


Los pueblos que habitan el área tienen una historia de por lo menos 16,000 años, particularmente en el área alrededor del oasis de Quitobaquito Springs en el parque nacional, uno de los pocos lugares donde el pescado Quitobaquito y la tortuga Sonoyta, en peligro de extinción, todavía viven en la naturaleza.


El lago era parte de una ruta comercial prehistórica, el Old Salt Trail, donde abundaban los productos del norte de México, como sal, obsidiana y conchas marinas, según el Servicio de Parques.


Los manantiales y los humedales desérticos circundantes se encuentran a tan sólo 60 metros de la frontera, donde las cuadrillas de trabajadores planean llevar equipos pesados para instalar el muro.


Los científicos también han expresado su preocupación de que los manantiales podrían secarse si las cuadrillas bombean agua subterránea del área.

Funcionarios sostienen que sólo son cinco zonas arqueológicas las cercanas a la frontera.

0 vistas

Practicas de Privacidad

Términos de Servicio

WhatsApp_Logo_1.png
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn